Pasar al contenido principal
Medicina verde

La caléndula: una pintoresca planta para la salud

Ampliamente utilizada desde las etapas más remotas, la caléndula puede utilizarse como antiinflamatoria, cicatrizante, antimicrobiana y en otras muchas situaciones en las que nuestra salud puede mejorar con ella.
Flor de la caléndula. Foto tomada de: directoalpaladar.com

La caléndula, con nombre científico Calendula officinalis L., es una planta que ha viajado junto al hombre desde la antigüedad. Se dice que su nombre proviene del latín calendae, que significa primer día de cada mes. Es por eso que algunos autores le atribuyen su nombre a los romanos, los que referían que la floración de la planta se produce todos los meses del año. Se describe que al igual que los girasoles, sus flores tienden a seguir el movimiento del sol, por eso también se le ha llamado solsequium.

Según el léxico popular se identifica como copetuda, flor de muerto, mercadela, maravilla, flamenquilla y marigold. Este último nombre se relaciona con una leyenda que data de la Edad Media, en la que se refiere que sus flores amarillas, color oro, se asociaban a la Virgen María. De ahí que se denominara mary gold –gold: oro en inglés-, nombre que luego derivó en el Marigold actual.

Aunque se ubica desde las más antiguas civilizaciones se dice que los conquistadores españoles la trasladaron desde México a su península, donde se cultivó en jardines de monasterios y así se propagó al resto de los países europeos. Una evidencia de su temprana existencia en la tierra azteca es la referencia que se hace a ella en el famoso Código de la Cruz-Badiano, fechado en 1552, considerado como el primer documento oficial donde se registra esta planta.

Informes posteriores indican que el herborista británico, Nicholas Culpeper, sentenció: “simplemente mire sus flores y su vista mejorará, usted verá cumplida su felicidad”.

La caléndula es una planta herbácea con flores de tonalidades que van desde el amarillo claro hasta el naranja, se cierran de noche y abren al amanecer. Su altura oscila entre los 30 y los 50 cm. Su tallo es ramificado y sus hojas son lanceoladas o alargadas y recubiertas de finas vellosidades. Se cultiva en jardines y se considera una planta ornamental.

Pertenece a la familia Asteraceae, que incluye alrededor de 20 000 especies, entre las que pueden encontrarse árboles, arbustos y plantas herbáceas.

Su uso como planta medicinal es milenario.

En su obra, el botánico cubano Juan Tomás Roig expresó que se desconocía la fecha de introducción de la caléndula en Cuba y mencionó su empleo como planta ornamental y medicinal dentro de la población.

Investigadores cubanos comenzaron su estudio con fines terapéuticos desde la década de los 70 del pasado siglo, teniendo en cuenta su amplia difusión por el mundo y las escasas referencias de su cultivo y aplicaciones con propósitos medicinales en Cuba.

OTROS APORTES DE LA CALÉNDULA

Del Antiguo Egipto, definido por Herodoto como “…tierra fecunda que produce gran abundancia de drogas, unas son remedios y otras venenos…” heredamos la información de que los pétalos de caléndula, frescos o secos, eran utilizados como colorante para sustituir el azafrán, como hidratante para la piel y en diversas afecciones cutáneas.

Con fines culinarios, las flores de caléndula han sido usadas en la confección de arroz, sopas y asados. Los vivos colores de sus pétalos han adornado ensaladas junto a vegetales como la lechuga, la acelga, la cebolla, zanahorias, pimientos y apio, añadidos frescos o al vapor y aderezados con aceite y limón. Sus hojas frescas y troceadas también han sido utilizadas en ensaladas.

En la industria alimentaria hoy la caléndula se emplea en la fabricación de galletas, caramelos, licores y como colorante de la mantequilla y sustituto del azafrán.

Su aceite artesanal, confeccionado a partir de flores de caléndula -300 gramos de hojas frescas en un litro de aceite de oliva, preparado en frasco de cristal sellado entre 15 días y un mes y luego filtrado-, ha sido incorporado en cremas limpiadoras, mascarillas y ungüentos destinados al cuidado de la piel.

Sus flores también han sido empleadas en altares y rituales religiosos, y se exponen con frecuencia en sepulcros y cementerios, razón por la que algunos la denominan flor de muerto o de difunto.

USOS RECONOCIDOS DE LA CALÉNDULA

Reportes de la antigüedad refieren que los romanos y los griegos empleaban el té de caléndula como relajante y para aliviar el insomnio.

Sus flores son la materia prima principal de los preparados medicinales de la caléndula, aunque también se ha descrito el empleo del tallo y las hojas. Dentro de la amplia gama de propiedades medicinales que se le han atribuido de manera empírica pueden enumerarse: antiespasmódica, hipotensora, cardiotónica, hipolipemiante, inmunoestimuladora, depuradora hepática, y de manera especial antiinflamatoria, cicatrizante y con propiedades antimicrobianas. Estas tres últimas inciden en que la caléndula sea ampliamente utilizada, desde las etapas más remotas hasta la actualidad, en la dermatología y en la cosmética en forma de cremas, champú, mascarillas y lociones.

Infusiones, cocimientos, pomadas, bálsamos y tinturas se encuentran dentro de las formulaciones más reportadas, y su empleo tópico es el más recomendado.

Los cocimientos se describen con hojas secas o hervidas durante 15 minutos que luego de filtrar y dejar en reposo son aplicados a la piel dañada.

Para las infusiones se emplea una cucharada grande de flores de caléndula por cada taza de agua, y una vez preparada se ingiere antes de las comidas para tratar trastornos digestivos. Para quemaduras u otras lesiones de la piel se recomiendan compresas embebidas en esta infusión o con tintura de caléndula preparada con cien gramos de flores maceradas en medio litro de alcohol.

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS COMPROBADAS

Uno de los elementos que ha permitido comprobar algunas de las propiedades medicinales de la caléndula descritas a lo largo de la historia es la caracterización química del repertorio que la compone, dentro del cual se pueden citar flavonoides, carotenoides, saponinas, polisacáridos, taninos y aceites esenciales, entre otros.

Se responsabiliza a sus aceites esenciales de sus propiedades antisépticas y antimicrobianas, en especial contra hongos de alta frecuencia como el pie de atleta, y contra el Staphylococcus aureus, muy vinculado con el acné.

Lo más demostrado hoy es su empleo con fines medicinales para uso externo, dadas sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas y regeneradoras de la piel. A la presencia de compuestos con propiedades antioxidantes como los carotenoides –especialmente los β carotenos-, responsables de los brillantes colores, desde el amarillo hasta el naranja de sus flores, se le atribuyen sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Algunos estudios sugieren que también los flavonoides contribuyen con estas propiedades.

La estomatología también hace uso de la caléndula. Estudios cubanos confirman que la aplicación de tintura de caléndula al diez por ciento a pacientes con gingivitis crónica permitió la curación de más del 85 por ciento de los casos tratados.

La literatura científica mundial reporta la actividad antiviral in vitro de la caléndula contra el VIH, algunos herpes y la influenza, sin embargo, estudios cubanos intentaron comprobar su efecto sobre la hepatitis B, sin que se encontraran resultados positivos.

Sin lugar a dudas, las acciones farmacológicas demostradas de la caléndula no han sido agotadas. Se requiere de la continuidad de estudios para verificar las bondades heredadas de la historia. En Cuba, desde hace algunas décadas, se ubicó a la caléndula dentro del arsenal terapéutico necesario a estudiar y aplicar. Abonar ese camino permitirá hacer un uso inequívoco de las propiedades que el pasado nos dejó en aras de la salud.

BIBLIOGRAFÍA

Comentarios

Me interesa conocer qué

Imagen de Lina Aurora

Me interesa conocer qué estudios cubanos intentaron comprobar su efecto sobre la hepatitis B, sin que se encontraran resultados positivos.

en general las plantas

Imagen de damian

en general las plantas medicinales son muy usadas en la vida social, y en ocasiones alcanzan niveles altos de sanidad en el organismo.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen