Pasar al contenido principal
alcoholismo, alcohol, auto destrucción, violencia, redes de apoyo

¿Qué hacer con la violencia?, ¿qué hacer con la impotencia?

Algunas familias viven diariamente el drama de sentir que no pueden hacer nada para frenar la auto destrucción de un miembro alcohólico, nada que detenga la violencia que genera y la desesperanza ante la idea de que no hay ayuda posible.

Nota preliminar: el tema que trataremos hoy ha sido el resultado de un mensaje que de forma colectiva han enviado varios miembros de una familia que conviven con un miembro alcohólico, lo cual hará que hable en colectivo; por otra parte, han pedido que sus nombres sean identificados, pido disculpas por no cumplir con ese pedido, seguiremos las normas editoriales de preservar la identidad de quienes nos escriben entre otras valiosas razones porque tal vez en un corto futuro, posiblemente piensen de otra manera y por último, porque preservar la identidad no afectará el contenido de nuestro encuentro.

Pregunta:
Hemos decidido hablar del tema que nos hace sufrir desde hace mucho tiempo, porque en definitiva, ni siquiera es algo privado, todos los vecinos lo conocen y todo el que pasa cerca se entera, por eso, puede poner nuestros nombres, ya ni vergüenza sentimos, ni siquiera nos ponemos de acuerdo en qué es lo que sentimos, a veces rabia, a veces lástima, otras desprecio, siempre impotencia, incapacidad, hasta culpa hemos sentido; pero ningún sentimiento individual o de toda la familia junta resuelve o alivia lo que nos está pasando y que en lugar de disminuir, cada vez es mas grande, como esas bolas de nieve que se ven en las películas, que empiezan chiquiticas y en la medida que corren, crecen y acaban con todo a su paso.
En la familia, en la casa de la familia, en la que vivimos varios, también vive otro que es hermano, cuñado, tío e hijo de algunos de nosotros, ya ve que somos muchos (le llamaremos P).
P era una persona normal, como todos, con virtudes y defectos, por razones que ni vale la pena hablar ahora, en lugar de beber normal, se convirtió en alcohólico, hemos intentado ayudar, tal vez no siempre de la mejor forma, pero no lo hemos ignorado nunca; desde hace un tiempo, ya no trabaja, no tiene pareja, se reúne con lo peorcito, toma cualquier cosa que tenga alcohol y sus virtudes han desaparecido, sus defectos han crecido descomunalmente y han aparecido otras cosas que ni podíamos sospechar que algún día pudiera hacer.

La casa que nunca fue una mansión y tampoco tenía lujo, pero era relativamente confortable, se ha convertido en un lugar al cual llegamos porque no tenemos otro a donde ir. Rompe lo de él y lo ajeno, no tenemos televisor, porque le dio con un martillo, no tenemos equipo de música porque lo lanzó por el balcón, tenemos los cuartos cerrados con candados y la comida dentro de los escaparates porque si nos descuidamos vende la comida de todos. P nunca fue irrespetuoso, pero ahora puede incluso orinar delante de otras personas en la calle, nunca fue grosero y ahora dice barbaridades, es otra persona, y nosotros también.
La desesperación y la impotencia nos aplasta, qué podemos hacer ya que dicen que no lo ingresan si no es por su voluntad, por otra parte, como está enfermo no es asunto de la policía y tememos que en algún momento uno de nosotros no pueda manejar la situación y entonces la policía venga, pero no para él, sino para alguno de nosotros…… ¿entiende nuestra situación?

Estimada familia de P, creo que la situación por la que están pasando todos, incluido P y los sentimientos que la acompañan pueden ser entendidos por cualquiera y pueden movilizar emociones de diferentes tipos. Compartir el dolor, legitima de alguna manera la esencia que han demostrado todo este tiempo, el deseo de ayudar a P, creo que este mensaje es un grito de auxilio para ustedes y para P.
Ya son muchas las personas que en otros espacios exponen situaciones similares, no comento esto por aquello de “mal de mucho, consuelo de todos”, sino para ratificar que es un problema que precisa ser abordado implicando a todos los que deban ser implicados en la búsqueda de soluciones.

Intento mirar el problema de forma integral, por tanto, se me ocurre que debemos organizar las ideas desde diferentes ángulos y tratar de ver cómo pueden aunarse voluntades para mejorar la calidad de vida de todos, porque evidentemente, la calidad de vida de todos ustedes está bien afectada.

Tal vez se estén preguntando cómo pueden implicar a los servicios de salud si ya les han dicho que las personas con problemas de consumo de sustancias solamente son atendidas si ellos aceptan la ayuda, los invito a que pensemos en cuál podría ser la implicación de las instituciones formales de salud:

• Consultorio Médico en la figura del médico y la enfermera de la familia.
Lo primero debe ser poner en conocimiento del equipo de salud el estado en que se encuentra el familiar, en caso de que aún ellos no lo hayan identificado, es una forma de asegurar que se compartan los esfuerzos por solucionar el problema; otra forma de implicar es pedir información acerca de la enfermedad y de cómo proceder en casos como el que ustedes están viviendo y otra puede ser solicitar con toda la insistencia posible que les muestren cuales son las redes sociales y legales de apoyo al familiar enfermo y a la familia en situaciones de conflictos especiales como este. Creo que este proceder favorecerá la búsqueda creativa de soluciones de ese equipo de trabajo que está capacitado para el abordaje comunitario de los problemas de salud de la población.

• Policlínico, como institución de salud que agrupa a todos los especialistas y a los trabajadores sociales del sector.
En el supuesto caso de que ustedes perciban que al médico y enfermera de la familia les resulte imposible prestar la ayuda, entonces, rápidamente pueden acudir al servicio de asistencia social que nunca trabaja en solitario y puede aunar fuerzas con especialidades como clínica, psicología y psiquiatría. De paso, ustedes se están asegurando de mover todos los mecanismos establecidos en el flujograma de atención a personas con problemas de adicciones.

Las instituciones del orden público:
• jefe de sector.
Es posible que alguien pueda criticar el hecho de implicar a la policía en casos como este, lo cual puede estar fundamentado en la creencia de que nadie debe “meter en problemas a su familia”, sin embargo, el más pequeño análisis de la situación demuestra que cada escándalo o amenaza es un acto de agresión, cada acto impúdico (orinar en la vía pública o frente a los familiares) también lo es, cada objeto lanzado puede agredir a alguien y todo esto tributa al orden público. La presencia del Jefe de Sector, cuya función en nuestra sociedad es más de tipo preventivo y profiláctico que cualquier otra función que se le quiera atribuir, es una forma de implicar a uno de los mas importantes miembros de las redes formales para la disminución de la peligrosidad hacia la familia y hacia el enfermo en sí mismo, es una forma de evitar que una persona pase de la condición de enfermo a una condición mayor de víctima o de victimario.

Las organizaciones de masa que tienen entre sus objetivos contribuir al bienestar de los vecinos, a la solidaridad y la cohesión comunitaria.
• Comités de Defensa de la Revolución, cada familia es parte de la revolución.
¿Han oído ustedes la sentencia que dice “mi mejor hermano es el vecino mas cercano?, pues en el caso del CDR cobra el doble valor de que una de las funciones fundamentales es la vigilancia del orden ciudadano, de que nada atente contra la seguridad de la comunidad y, como diría mi colega Calviño, “créame que vale la pena”, implicar formalmente a la organización de masa por excelencia en nuestro país, que seguramente, desde el respeto y el ánimo de ayudar pueden contribuir a salvar a un hombre, a una familia.
• La Federación de Mujeres Cubanas.
Yo tengo mucha fe en los resultados del trabajo que realiza la FMC y la forma de implicarse que tiene desde el compromiso apasionado que las mujeres tenemos cuando una causa lo merece y desde la disponibilidad de profesionales especializados para abordar cualquier tema que afecte a la familia, profesionales que pueden encontrar en la Casa de Orientación de la Mujer y la Familia cuya función es precisamente brindar apoyo a la familia y participar en la búsqueda de soluciones y que existen en todos los municipios.

Otras instituciones
• La representación municipal del Instituto Nacional de Seguridad Social, también allí se puede explorar a través de la asistencia social. En el estado en que se encuentra la familia, todo lo que pueda ayudar, debe ser activado.
• El delegado de la circunscripción. Amigos, ese problema que les aqueja a ustedes es un problema de todos y tal vez algunos aspectos como la venta ilícita de alcohol en la comunidad, los “tiros de cerveza” como “única opción recreativa”, la venta de alcohol a granel en bodegas o en pipas, pueden ser aspectos dignos de que se tomen medidas de control y saneamiento, lo cual puede ser de utilidad a toda la comunidad.

La comunidad
• Podría parecer que cuando hablo de la comunidad excluyo a las instituciones formales, en realidad lo que estoy haciendo es invitándolos a ustedes a que identifiquen quiénes son los líderes informales, esas personas que de forma espontánea tienen influencia en el resto de los vecinos y una vez identificado, juntos buscar cómo ejercer influencias para que el familiar acepte ayuda o para que las instituciones se movilicen en busca de soluciones.
• La familia.
Cerrar filas amigos, cerrar filas contra todo lo que refuerce el comportamiento adictivo, destructivo y auto destructivo de ese familiar enfermo, cerrar filas de modo que la familia no se fragmente ante tal situación, situación que es desestructurante, ante la cual es necesario mantenerse atentos y no dejar que la esperanza caiga, no dejar que el desaliento los invada, hacer cosas como estas, escribir a esta consejería y a tantas personas e instituciones como sean necesarias.
Quisiera hacer algunas sugerencias prácticas:
• Cuando P esté embriagado y violento, mejor no discutir con él porque aunque no es inconsciente de lo que está haciendo, tampoco tiene muchas posibilidades de asimilar la oposición y modificar su comportamiento, en todo caso, empeora porque el control de impulsos en esas condiciones, en caso de que quisiera controlarse, es muy difícil que lo consiga.
• En caso de que existan niños en la familia, ponerlos a buen recaudo, evitar que se someta a tales escenas.
• No se trata de permitir que rompa, que agreda o que se auto lesione, pero no es recomendable oponer la fuerza a no ser que realmente se pueda controlar el comportamiento.

El problema que a ustedes les aqueja, también afecta a los vecinos, adultos y niños, afecta al orden público, afecta a la salud, afecta a la seguridad social, por tanto, creo que mas allá de que la respuesta que siempre han recibido ustedes cuando buscan ayuda se reduce que “si la persona no quiere, no se puede hacer nada”, entonces la respuesta puede ser que ya esa persona no tiene lucidez suficiente como tomar decisiones por sí misma y que la familia tiene que asumir esa función y la familia decide que hay que salvarle la vida y no dejarlo en la autodestrucción y tal como ocurre con personas con intentos suicidas a los cuales se les impide que se quiten la vida y se les ingresa y se les ayuda a recuperar las razones por las cuales vivir, entonces, los argumentos pueden ser enunciados a todas las instituciones implicadas.

La solicitud de intervención del orden público, no tiene que ver con una intencionalidad de infringir castigo, sino, justamente de que no sea castigado, ni él, ni ninguno de ustedes; también el orden público tiene entre sus objetivos cuidar de la seguridad de todos.
Así, pudiéramos continuar hablando de las grandes y pequeñas razones por las cuales la primera mirada que les invito a lanzar, es hacia las instituciones formales a la par que se involucran a otros miembros de la comunidad.
Créanme, estoy muy movilizada por la frecuencia con que las familias me hacen depositaria de similar situación y sufrimiento, mejor dicho, todos los profesionales que trabajamos en esta área, somos tributarios de idénticas confidencias.

Los aliento a que muevan todos los mecanismos, a todos, al mismo tiempo, seguramente que van a contribuir a que no solamente la familia a la que ustedes representan se beneficie, muchas otras también.

En nombre de todos, gracias por poner el tema sobre nuestra mesa.

 

Comentarios

Yo era como P, y de verdad la

Imagen de Leo

Yo era como P, y de verdad la pasé muy mal, estuve viviendo una pesadilla, poco a poco fui perdiendo todos los valores y más allá. Creo que la suerte fue que por alguna razón hubo seres importante en mi vida que no me dejaron así como asíi, tuve un vecino que no me llevaba con él y fue a donde yo estaba a amenazarme sino dejaba de beber me encerraría en un garage y luego pelearía conmigo, de aquella época aprendí muchas cosas que forman mi personalidad, como es el ejercicio del valor, comienza dáandose valor uno mismo. Aprovecho esta oportunidad para agradecer a aquellos que se han quedado en mí. Confio en el conocimiento y el entendimiento como herramientas.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen