Pasar al contenido principal
Familia y consumo de alcohol

Los hijos y el consumo de alcohol

La familia es posiblemente la mejor y también la primera barrera contra el consumo irresponsable de alcohol en los hijos adolescentes, es por ello que se proponen algunos aspectos a tener en cuenta desde la actitud de la familia que favorezca el sano tránsito hacia la adultez.
  • Yo me pregunto qué puedo hacer para proteger a mis hijos, ambos están llegando a la adolescencia y me parece que estarán tan expuestos como cualquier adolescente. Cuando miro a mi alrededor no puedo dejar de ver que muchachitos casi niños beben, veo que nadie toma partido por temor a las malas respuestas, incluso, de los padres, como me pasó a mí con unos vecinos a quienes les comenté que había visto a su hijo tomando un “planchao” y aunque el tono no fue alto, evidentemente se disgustaron y me recordaron que ya estaba grandecito y que tenía que aprender desde ahora y que ellos no siempre estaban para controlarlo que nada podían hacer porque el muchacho va lugares con sus amigos…., mi esposa y yo tenemos en nuestro proyecto de vida, la buena formación de nuestros hijos, ellos no son “algo” mas, ellos constituyen lo mas importante y nadie tiene que decirnos que el alcohol, es un enemigo potencial, eso lo sabemos y vemos lo que está ocurriendo a nuestro alrededor y nos preguntamos qué hacer, qué materiales revisar, si existe algo en la televisión que nos ayude. En esencia, la pregunta es: ¿qué nos recomienda para disminuir el riesgo que se nos avecina?

Mi estimado B, me encanta la pregunta, no solamente porque me permite hablar del tema que para mí es crucial, se trata de prevenir, de visualizar posibles problemas, pero sobre todo, se trata de identificar las fortalezas que tiene la familia; me tomaré la libertad de intentar hacer comentarios que vayan dirigidos tanto a una familia formada en base al amor que aún perdura, que ha pasado por las etapas previas y continúan apostando a los beneficios de vivir juntos con todo lo hermoso y difícil que ello implica y también a los padres que por diferentes razones ya no conviven; pensándolo mejor, quisiera que el mensaje resultara de beneficio para los hijos de padres que aunque estén separados, aunque no tengan buenas relaciones entre ellos, aunque la disfunción como pareja no se haya resuelto con el divorcio, aún así, recuerden que el bienestar hijo debe estar por encima de las riñas personales.

¿Desde cuándo se deben tomar medidas para evitar que los hijos se involucren en edades tempranas con el alcohol?
La primera a sugerencia que se me ocurre va dirigida a las personas que aún no tienen hijos, pues la planificación del bienestar de los hijos, que es, sin lugar a dudas, el bienestar de toda la familia, debe comenzar antes de que el hijo o hija lleguen a este mundo. Este es un momento clave, aunque ciertamente no es definitivo.

  • Es conveniente que la llegada de los hijos resulten deseadas por ambos padres.
  • Se debe contar con los recursos, al menos mínimos, para la atención de los hijos y esto se traduce en situación económica estable, espacio habitacional para vivir con un mínimo de privacidad, vida de pareja armoniosa e información acerca del desarrollo infantil y adolescente.

Tal vez estés pensando que no es esto lo que preguntas, pero, por más distante que parezca estar de la realidad de padres que ya están viviendo la etapa de ser padres de adolescentes, debe tenerse en cuenta, que esa etapa se comenzó a alimentar desde mucho antes.

¿CÓMO INFLUYE LA ADOLESCENCIA EN LA FAMILIA?
Probablemente esta sea la etapa más difícil de la familia, porque hasta ese momento prácticamente todo ha girado alrededor de los o del hijo, la salud, la alimentación, el aprendizaje, la socialización…., sin embargo, con la llegada de la adolescencia, los hijos estarán menos tiempo en casa, eso no quiere decir que te conformes con que la casa se convierta en una especie hotel de paso a donde se va a dormir, comer y bañarse, pero han alcanzado un nivel un poco mas elevado de madurez y responsabilidad y precisan poner en práctica su capacidad de comenzar otra etapa de independencia.

Y es aquí justamente en donde todo puede complicarse, en la ampliación del horizonte relacional, en el cual van entrando personas acerca de las cuales casi no sabemos nada o ignoramos completamente.
Razón por la cual quisiera alertarte acerca de los riesgos que están en la casa, riesgos de los cuales somos portadores los adultos que tanto queremos al adolescente y no nos damos cuenta.

LOS RIESGOS PUERTAS DENTRO DEL HOGAR
Una de las primeras y mas importantes formas de aprendizaje es la imitación, es por ello que se debe tener mucho cuidado con el papel que se le otorga al consumo de tabaco y alcohol en la familia, pues, un niño que crece rodeado de humo de tabaco, de alientos etílicos, es un niño que asume que esas no son sustancias nocivas o al menos, tendrá menos posibilidades de rechazar una invitación a consumir cualquiera de las dos sustancias.

Otro aspecto importante tiene que ver con las creencias que desarrollan los adolescentes, estimulados por las propias actitudes de los adultos que los rodean, veamos:

  • En el caso de que el alcohol se convierta en un miembro mas de la familia y que a la llegada de los amigos, deba estar presente como algo importante; si en las fiestas de cumpleaños del niño, se hace un brindis aparte para los adultos en el cual la presencia del alcohol es la nota distintiva, entonces, tomar bebidas alcohólicas puede llegar a ser considerado para el niño, como una condición de demostración de afectos y una meta a alcanzar porque es propio de adultos, maduros, confiables y alegres.
  • Si escucha que el padre, la madre, los abuelos o algunos de los familiares con los que convive “no puede estar sin tomar café o sin fumar”, entonces, podría desarrollar la creencia que es algo de lo que no puede liberarse y contra lo que no se puede luchar.
  • Un riesgo muy frecuente que es un atentado contra el normal desarrollo de la infancia y la adolescencia, es pedir a los hijos que enciendan el cigarro, invitarlos a que prueben un traguito “sólo uno”, invitar a la niña a que pruebe “la lechita, que no es mala, tiene leche”. Esto, es un franco atentado contra el adolescente.

Y aunque existen otros riesgos ocultos en el seno de la familia, prefiero referirme solamente a estos ahora porque son muy frecuentes, porque los familiares pueden estar pensando que como el consumo ocurre en el seno del hogar, ante la presencia de ellos, pues no tendrá una repercusión en los adolescentes, sin embargo, ya comentamos que justamente, en esa etapa, la red de conocidos se amplía tanto que sale de las posibilidades de nuestro conocimiento y ya el adolescente habrá sido iniciado en el consumo, justamente por aquellos que deberían protegerlo.

Todo lo anterior puede tiene que ver con la alarma encendida para que no ocurra aquello que favorezca el consumo de alcohol, ahora te propongo ver:

¿QUÉ HACER DESDE LA FAMILIA PARA PROTEGER A LOS ADOLESCENTES DEL CONSUMO IRRESPONSABLE DE ALCOHOL?
Cuando digo irresponsable, puedes estar pensando que existe un consumo responsable en la adolescencia, la respuesta es NO, todo consumo de alcohol en la infancia y la adolescencia es irresponsable y si es ofrecido o facilitado por un adulto, entonces tiene incluso otro matiz legal.
 
  • La familia debe considerar consciente y abiertamente los cambios a realizar para que el hijo o hija curse por esa etapa con los menores tropiezos posibles y que siga considerando a la familia como el lugar de seguridad y confianza, es decir, que no tenga que pasar el tiempo “luchando” para que se le reconozcan los derechos, en los cuales no está incluido el consumo de alcohol.
  • La familia debe, también, dejar bien claros los deberes del adolescente, conciliarlos con la presencia del hijo aunque previamente los adultos tengan propuestas que hacer; debe quedar claro que no solamente tiene derechos, también tiene deberes que deben ser cumplidos, porque él o ella pertenece a un grupo familiar en el cual todos participan para que la calidad de las relaciones sean las mejores posibles.
  • Los miembros de la familia deben tener claro que constituyen un organismo vivo y que deben establecer normas claras para todos, normas que deben ser cumplidas por los adultos también, el adulto debe ser ejemplo, para evitar convertirse en el dedo acusador o el ser superior que puede violar todas las normas, pero exige el cumplimiento estricto de ellas.
  • Los adultos de la familia deben ser responsables en el consumo de alcohol, cuando digo responsables me refiero a los momentos en que consumen, la cantidad y el lugar.
  • Nunca el consumo de alcohol debe convertirse en un elemento de cercanía o cohesión entre la familia y el adolescente.
  • Los halagos al adolescente pueden hacerse en público y deben estar basados en realidades; sin embargo los regaños y llamados de atención, deben ser hechos en privado para evitar la vergüenza.
  • Se debe demostrar al adolescente que se tiene confianza en él o ella, pero se debe mantener la supervisión de sus actividades.
  • Es conveniente hablar acerca del tema del consumo de alcohol con los hijos, ofrecerles información, permitirles que se expresen y alertarlos, para ello, los adultos deben buscar información confiable, ya sea en la literatura especializada, en los espacios de consejería, en la Línea Confidencial Antidrogas (teléfono 103, línea gratuita), con profesionales autorizados en el tema y evitar crear alarmas falsas.
  • Aprovechar cualquier ejemplo real, actual o pasado que permita hacer comentarios en presencia de los adolescentes y que devalúen el consumo de alcohol, por ejemplo, una persona que se ha puesto en ridículo bajo los efectos del alcohol, una persona que a pesar de los valores que tenga, presenta comportamientos no confiables por el consumo de alcohol. En realidad, esto no es difícil porque con mucha frecuencia a nuestro alrededor existen personas que, desgraciadamente, se devalúan por el efecto del alcohol.
  • Tener una postura crítica (no agresiva, porque ello puede generar rechazo por parte de los adolescentes) ante algunas manifestaciones culturales o pseudo culturales que hacen odas o enaltecen los efectos del alcohol.

Estimado B, creo que podríamos pasar mucho tiempo hablando del tema, porque lo que la familia puede hacer para evitar que los hijos consuman alcohol de forma responsable, es también lo que los protegerá de muchos otros riesgos.

Gracias por tu pregunta.

Comentarios

Excelente artículo que

Imagen de Orlando Cordero Averoff

Excelente artículo que comenta de forma clara y directa algunas orientaciones para prevenir el uso irresponsable de alcohol en los hijos adolescentes; como el tema tratado es muy amplio, en otros artículos que se relacionen con este tema, se puede hablar sobre los mitos y creencias que enaltecen el consumo de alcohol y la forma de modificarlos y combatirlos, de modo que también se estaría realizando prevención.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen