Pasar al contenido principal
Sexualidad plena

Entre dudas y temores acerca del orgasmo femenino

Hola, mi pareja y yo somos jóvenes de más de 30 años y llevamos juntos 5 años, del cual tenemos un niño. Ella dice que nunca ha llegado al orgasmo ni con sus anteriores parejas ni conmigo, según ella conmigo ha llegado un poco más lejos...
  • Hola, mi pareja y yo somos jóvenes de más de 30 años y llevamos juntos 5 años, del cual  tenemos un niño. Ella dice que nunca ha llegado al orgasmo ni con sus anteriores parejas ni conmigo, según ella conmigo ha llegado un poco más lejos a causa del sexo oral, pero cuando ella esta llegando al clímax y yo sigo haciéndole sexo oral me quita la cabeza porque le da cosquilla en su genital, por ello quisiera saber si ella necesita atención médica o si es normal. Esto me tiene preocupado, quisiera su ayuda, Gracias.

Estimado Lector:

Es muy frecuente que las mujeres se auto diagnostiquen como anorgásmicas sin realmente serlo, pues, muchas veces es que jerárquicamente la zona erógena o tipo de estimulación que necesitan es muy específico, como es en caso de su compañera, que evidentemente la estimulación del clítoris es placentera, aunque la geografía genital femenina es tan cercana que es muy difícil estimular el clítoris sin hacerlo en la entrada de la vagina, labios mayores y menores; estas zonas muy inervadas cuando se estimulan intensamente llega un momento que lejos de dar placer provocan molestias, por lo que la pareja necesita estar en continuo intercambio y comunicación de sensaciones y necesidades.

Aunque el papel del hombre en el orgasmo femenino es por supuesto muy importante, en mi opinión, la responsabilidad es compartida por los dos, ya que debe haber una comunicación sincera y efectiva que permita a la mujer decir de manera clara lo que quiere y necesita (se denomina como asertividad) y además la preocupación de la pareja por complacer y buscar cuáles son las zonas erógenas de su compañera, compañero y sus principales gustos.

Un aspecto que el hombre no puede descuidar en el logro del orgasmo femenino, es el de un preámbulo amoroso adecuado, que no solo comprende las caricias, besos y ternuras en el propio momento del encuentro amoroso o relación sexual, sino toda la dinámica emocional de la pareja, ya que si una mujer se siente maltratada física o psicológicamente, si hay discusiones frecuentes, si sólo hay ternuras cuando va a producirse una relación, esto predispone a la fémina a no disfrutar y no entregarse en el momento del coito.

Por todo lo anterior, el orgasmo es un fenómeno complejo y multifactorial, por lo que deben estar presentes condiciones de ambos miembros de la pareja para que este sea placentero. Entre las causas psicológicas que provocan la anorgasmia se encuentra la escasa intimidad y la falta de comunicación en la pareja que ocupan un lugar muy destacado.

Las expectativas e inquietudes sobre qué es el orgasmo y cómo sé vivencia, son de las inquietudes y preguntas más frecuentes que se realizan las mujeres, en especial las pacientes que asisten a consulta por malestares y trastornos en la sexualidad. Esto aparece muchas veces reflejado en novelas, filmes, los cuales no siempre muestran la realidad, ya que en la mayoría de los casos se sobredimensiona lo que es un orgasmo, creando expectativas falsas en la población femenina y masculina.

Así, la anorgasmia es la inhibición recurrente y persistente del orgasmo.

Ahora, ¿Cómo es la vida de las mujeres anorgásmicas? Este trastorno se sufre generalmente en silencio, y las mujeres, como la que nos escribe, llegan a consulta tras años de haberlo padecido por todas las concepciones que rodean el papel de la mujer en la sexualidad. Lo que tuviera que ver con su placer estaba un poco postergado, no era un elemento a discutir, no era un derecho de la mujer.

Y realmente es una necesidad, porque tener una relación sexual placentera mejora la calidad de vida, la salud sexual, la salud ginecológica de la mujer, y ella puede ser más plena, más productiva, más creativa, más eficiente en todas las áreas de su vida. Entonces es bueno conocer, ¿cómo precisar un diagnóstico en este sentido?, para ello, es necesaria la diferenciación individual, porque muchas veces vemos en consulta a mujeres que plantean ser anorgásmicas por los mitos que existen.

Siempre recuerdo a una paciente que tuve hace algunos años, que me decía, “Yo no tengo orgasmo”  y cuando le preguntaba por qué pensaba así, me contestó, “porque yo lo veo en las películas y la televisión, y mis amigas me cuentan que un orgasmo es una cosa intensa”, y me dice, “yo me lo imagino como ver las estrellas, o dar la vuelta a la luna”. O sea hay una sobrevaloración del orgasmo.

Además, la sexualidad es muy personal, no todo el mundo siente igual, ni desea igual y no llega al orgasmo igual.” ¿Qué debe hacer la mujer con este trastorno? Acudir a los especialistas para su tratamiento y cura, porque la anorgasmia se trata como el resto de las disfunciones sexuales masculinas y femeninas.

Por último, es bueno reflexionar que también hay que analizar sin buscar culpables, cómo fueron las relaciones sexuales y amorosas anteriores, si existían realmente muestras de afecto y ternura; si se desarrollaba un preámbulo amoroso adecuado, con manejo de la zonas erógenas, ya que muchas veces la pareja no se prepara, en especial la mujer y entonces esto influye en que no se alcance el placer. Analicemos con la pareja las posibles causas y trabajemos para lograr una sexualidad agradable y satisfactoria.

  • Soy una muchacha 24 años que desde los 17 lleva una vida sexual activa. He tenido varias relaciones que han durado cada una aproximadamente dos años pero con ninguna he logrado el orgasmo por la vía de la penetración. Siento mucho placer durante el acto sexual pero el éxtasis solo lo consigo a través del clítoris. Lo peor es que nunca me he atrevido a comentárselo a ninguno de los que han sido mis novios por pena y siempre finjo satisfacción. Quisiera que me explicara mi problema y que me ayude.

Estimada Lectora:

Quisiera comenzar comentándole, que su preocupación acerca de alcanzar el orgasmo solamente a través de la estimulación del clítoris, es una razón por la que asisten con frecuencia las mujeres a las consultas de Sexología. La base de esta preocupación es la consideración de muchos científicos debido a razones culturales y de valores de tipo moral, no siempre coincidentes con las explicaciones científicas.

Al hablar de la sexualidad de la mujer, se le relacionaba durante mucho tiempo con la única función de la procreación, de aquí que se tendiera a minusvalorar la importancia del orgasmo clitoridiano, solo sé hacia énfasis en el orgasmo vaginal, que “servía para tener hijos”, y así  era valorado como el correcto, el otro era enfocado como un vicio, incluso en el Psicoanálisis, la primera escuela Psicológica, representada por los estudios de S. Freud, consideró en sus primeros estudios, el autoerotismo y al orgasmo clitoroideo como un orgasmo de calidad inferior.

Así se habla de dos tipos de orgasmos, el clitoriano y el vaginal, los cuales no se pueden percibir como fenómenos separados, es posible que la respuesta este en dos niveles, pero existe un solo tipo de orgasmo.

Si respondemos observando el fenómeno desde el punto de vista fisiológico, tenemos que hacer referencia a las investigaciones de Master y Johnson, que han demostrado que el orgasmo siempre tiene un punto de arranque clitoroideo, compartiendo la jerarquía de esta zona de gran cantidad de terminaciones nerviosas, con los labios menores y la entrada de la vagina (primer tercio, que se corresponde con el llamado punto G), no ocurriendo lo mismo con el segundo y tercer tercio de la vagina.

La respuesta orgásmica generalmente arranca del clítoris, digo generalmente porque la sexualidad es personalizada, y cada mujer presenta una jerarquía muy personal en sus zonas erógenas. El clítoris puede ser estimulado tanto directa como indirectamente con estimulación local, por las caricias, por la masturbación o también por la relación que en algunas posturas hace contacto y roza directamente el clítoris, por lo que también puede estimularse de forma indirecta, mediante el movimiento de la penetración, que a la vez provoca una tracción de los labios mayores y por tanto estimula el clítoris, de aquí que se difunda el orgasmo del nivel del clítoris a la vagina.

Todo lo anterior demuestra que ud. no presenta ningún problema, ya que la excitación de la mujer se produce fundamentalmente como vimos por estimulación de sus genitales externos, los cuales comparten una zona tan pequeña que es muy difícil estimular una zona sin tocar la otra, de aquí que deba verse como un todo, aunque cada mujer como referimos tiene su especificidad.

Lo más importante es que no se sienta enferma, ya que ud. es capaz de alcanzar el orgasmo, tampoco debe estar preocupada ni fingir, para ello, debe aprender a ser asertiva, que es la habilidad humana, de aprender a decir lo que nos gusta y complace, para así orientar a su pareja en las zonas que más le estimulan, sin dividirlas en normales o no, pues el erotismo es muy específico para cada persona y así tiene que aprender a identificarlo para disfrute de ud. y de su pareja.      

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen