Pasar al contenido principal
La Violencia y sus diferentes manifestaciones. Su impacto en la sexualidad

La Violencia y sus diferentes manifestaciones. Su impacto en la sexualidad.

La Violencia y sus diferentes manifestaciones. Su impacto en la sexualidad. ¿Son solo las mujeres las victimas de la violencia? ¿Cómo repercute en la sexualidad?

¿Son solo las mujeres las victimas de  la violencia? ¿Cómo repercute en la sexualidad?

Estimado lector:

En mi práctica como terapeuta sexual y de pareja he comprobado por más de 25 años como la asistencia de mujeres pidiendo ayuda, consejo y orientación para lograr cambios en su vida de pareja y sexo erótica ha ido aumentando, lo que puede interpretarse desde muchos puntos de vista o han aumentado las problemáticas en mujeres o estas son más conscientes de lo que les ocurre y por eso solicitan este tipo de servicios, yo abogo  especialmente por la segunda causa , aunque esto no quiere decir que la primera no este presente.

Al indagar en los malestares de la vida en pareja y en especial en los trastornos que con más frecuencia presentan las mujeres en el área sexual, nos llama la atención que de un  proceso prácticamente silenciado se esta convirtiendo en un amplio espacio de nuestro trabajo.

Hasta hace pocos años las féminas que asistían a estas consultas eran en especial solicitando ayuda para sus compañeros, pues estos presentaban alguna disfunción sexual y al profundizar encontrábamos en muchas de ellas insatisfacciones y también disfunciones en algún área de la respuesta sexual, pero esto ha ido cambiando y como comente ya muchas mujeres deciden venir a pedir ayuda.

Por lo anterior decidí profundizar en cual eran los factores psicosociales mas frecuentes que podían afectar a la mujer ha disfrutar una relación de pareja y sexual y encontramos en un por ciento elevado de ellas, la violencia desde sus diferentes caras o manifestaciones como coadyuvantes. Por ello profundizamos en las entrevistas realizadas a un grupo de 100 mujeres que asistieron  a consulta de orientación y terapia sexual en la Habana  del año 2010 al 2011  y encontramos que más del 80 % habían vivido o estaban viviendo violencia de género ya sea sexual, física o psicológica, siendo la más frecuente la última señalada.

En muchos casos al profundizar en la entrevista comenzaban no identificando la violencia como causa de insatisfacción en la vida en pareja, pero después expresaban quejas como las siguientes: tener que dejar o no priorizar planes y proyectos, compartir muchas tareas no necesariamente jerarquizando las que mas le motiven , el hecho de  la llamada doble jornada que agota a la mujer dejando poco espacio para el placer, pero también otras de tipo más psicológica que no solo están dadas por mandatos de poder y culturales como afectaciones en la autoestima, presiones familiares y hasta disyuntivas si vivir una vida sexual satisfactoria o optar por una relación de estabilidad o compromiso como si ambas no pudieran compaginarse.

Dentro de las disfunciones sexuales las más frecuentes son las relacionadas con el área del deseo, donde la disminución, la falta y hasta en ocasiones la aversión fueron los trastornos más encontrados

Ahora, esto es lo que vemos en las mujeres pero será todo lo que ocurre y que pasa con el hombre que violenta teniendo desde sus patrones culturales que demostrar su masculinidad hegemónica, siempre dispuesta, efectiva”, entonces también es victimario y victima o sea que en este fenómeno todos salen perjudicados, de aquí que  aboguemos entonces por desarrollar como terapeutas y comunicadores estrategias de convivencia y comunicación donde profundicemos en relaciones con un enfoque en derechos y por supuesto que conlleva  a la equidad.

  La violencia por razones de género se centra en un sistema que coloca al hombre sobre la mujer e instala en los primeros un sentido de derecho y privilegio sobre ellas. El fenómeno, en sí mismo, se basa en las presiones, miedos y emociones reprimidas que subyacen tras la "masculinidad hegemónica", o en muchas de las formas de dominio masculino aceptadas en algunas culturas, a lo que hay que añadir la experiencia personal que, en materia de violencia, tienen los individuos que son educados en una cultura de violencia, y la aprenden y experimentan en el ambiente que les rodea, la familia, los medios de comunicación o la comunidad.

No debemos olvidar que la masculinidad social está fuertemente condicionada por la fantasía de omnipotencia y que la violencia aumenta cuando se amenaza esta representación. Aunque los estereotipos van cambiando, la masculinidad, en su connotación patriarcal, sobrevive, y permite incentivar ciertos comportamientos de los varones y censurar a las mujeres que intentan cambiar.

 

De aquí que como comentamos anteriormente se mantiene la necesidad de seguir informando y orientando sobre las consecuencias negativas de la violencia,  ya sea física, psicológica o sexual,  para la mujer, el hombre, la pareja y la sociedad en general.

 

¿Puede el cortejo convertirse en una sensación de asedio para la persona que lo recibe?

Estimado Lector:

El proceso del enamoramiento y del cortejo es algo bello, pues genera en el individuo una gran necesidad del otro, de mostrar estos afectos y muchas personas se desbordan en demostraciones afectivas y obsequios, esto es bello y generalmente se agradece por el otro miembro de la futura pareja.

Ahora, esto es un elemento, pero lo que resulta muchas veces incomodo es cuando estas muestras se perciben por la persona que las recibe con una sensación “de ahogo, insistencia” que no deja espacio para la reflexión y el conocimiento sistemático  de la otra persona que se nos acerca.

Es recomendable que aunque se tengan muchos deseos de expresar a la otra persona los sentimientos, de mostrarle lo mucho que les interesa, cuidado con invadir su espacio, pues el control de los limites y el respeto por lo que le interesa al otro, es un principio de la vida en pareja; además que para formar este tipo de vínculo es imprescindible el interés de ambos.

A veces una pareja comienza este proceso y no siempre termina en un vínculo amoroso, pues uno de los dos no desea continuar y los motivos pueden ser diversos, por ello, es necesario un tiempo de conocimiento y acercamiento, sin forzar la relación, disfrutando el conocimiento y el acercamiento al otro.

Al enamorarnos está implícito que deseamos sexualmente a esa persona y nos atrae, pero esto va más allá, ya que esa persona se nos convierte en “insustituible”, solo pensamos en él o ella,  en querer  estar a su lado.

Hay personas que no  se percatan que el proceso de seducción requiere de tiempo, conocimiento e intercambio y que no solo depende de los deseos de una persona, tienen que coincidir los de dos.  Así, puede resultar molesta una persona que nos invada constantemente, que trate de que primen sus deseos e intereses y esto lejos de resultar atractivo puede convertirse en antagonista del amor.

Existen niveles de aproximación en la pareja  que es recomendable que sigan una línea ascendente: Besos y abrazos, besos y caricias sobre la ropa, besos y caricias debajo de la ropa, desnudos con caricias intimas  y por último una relación sexual con penetración. Por supuesto esto no puede ser pautado, así de forma esquemática, es solo dando la idea de que necesita tener gados de aproximación. Este análisis es más sexual.

Desde lo afectivo, se conquista desde una comunicación clara, con ternura y esto poco a poco va generando un acercamiento desde lo emocional, lo erótico y lo sexual.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen