Pasar al contenido principal
Diabetes y salud

Alertas ante la diabetes mellitus

El control del azucar es vital en la prevención y atención de la diabetes. Foto tomada de: cubasi.cu

La diabetes mellitus es actualmente un problema creciente de salud tanto para el mundo desarrollado como subdesarrollado. según la Organización Mundial de la Salud, hoy en día existen más de 347 millones de personas diagnosticadas con esta enfermedad en todo el planeta y se espera que para el 2030 la cifra se elevará a 550 millones.

Los especialistas clínicos, aseguran que quienes padecen de esta enfermedad, que es producida por una alteración del metabolismo, tienen una esperanza de vida reducida y una mortalidad dos veces mayor que la población general, por lo que una mejoría en el cuidado de la diabetes aumentaría la esperanza de vida.

Para su diagnóstico los síntomas más frecuentes o típicos son: poliuria (orinas abundantes y muy frecuentes), polidipsia (ingestión excesiva de agua, mucha sed), polifagia (comidas muy frecuentes), astenia (cansancio frecuente), pérdida o aumento de peso, así como prurito generalizado o en genitales.

Según la tercera encuesta de factores de riesgo 2011, que abarcó a más de nueve millones de cubanos, en el país la diabetes mellitus constituye un verdadero problema de salud a expensas fundamentalmente de su alta prevalencia, elevada población en riesgo de desarrollarla e inadecuado control de la enfermedad en los ya diagnosticados,

La Doctora Silvia Venero Fernández, del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología explicó que vivir en la ciudad, ser mujer y la progresión de la edad (sobre todo a partir de 55 años) son factores relacionados con este padecimiento según los resultados de esa indagación.

Igualmente apuntó que en relación con la prevalencia del control glucémico según tipo de tratamiento, el 75,5 por ciento de nuestros diabéticos conocidos recibió alguna medicación (tabletas o insulina); el resto (27,5 por ciento) refirió controlarse solamente por dieta.

Vale destacar que en esta enfermedad los componentes genéticos desempeñan una función esencial, a lo cual se añaden factores virales, inmunológicos y ambientales, según el caso. Su diagnóstico se basa fundamentalmente en los antecedentes, síntomas y en los complementarios, principalmente la glicemia.

En la infancia y la adolescencia, la diabetes más frecuente es la de tipo 1 (insulino-dependiente), que requiere tratamiento con insulina, porque ocurre un déficit total de esta hormona. Puede iniciarse desde etapa tan temprana como durante la lactancia, aunque su aparición es más común entre los cinco y siete años de edad, y en la pubertad.

Existen, además, la llamada diabetes mellitus tipo 2 (no insulino-dependiente), que suele aparecer en obesos después de los 40 años, y se origina por la resistencia que presentan los tejidos para utilizar la insulina, cuya producción se hace insuficiente para mantener los niveles de glucemia normales; y la diabetes gestacional.

El regulador fundamental de la concentración de la glucosa en sangre es la insulina, hormona sintetizada por las células del páncreas. El cuerpo necesita insulina para convertir en energía la glucosa, el principal azúcar de la sangre. En las personas con diabetes, el páncreas deja de producir insulina y, como resultado, la glucosa se acumula en la sangre y daña los vasos sanguíneos, los nervios y algunos órganos.

Si no se controlan adecuadamente los niveles de glucosa en sangre, esta patología crónica puede producir diferentes complicaciones. Entre ellas figuran la cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, afecciones en los riñones, hígado y oftalmológicas, así como del sistema nervioso central (neuropatías) y vascular, por lo que es muy importante mantener un tratamiento adecuado y permanente.

Cuba está entre la vanguardia mundial en tratamiento de la diabetes. En los últimos años se han aumentado las condiciones necesarias no sólo para tratar la patología, sino para crear conciencia en la población de la importancia de prevenirla y controlarla con hábitos de vida más sanos.

En ese sentido se estimula la necesidad de practicar ejercicios físicos desde edades tempranas para evitar el sedentarismo, y una dieta balanceada, libre del exceso de grasas, azúcares y carbohidratos. Además se ha creado en todo el país los Centros de Atención y Educación al Diabético, que cuentan con consultas multidisciplinarias en las cuales se orienta a los aquejados de esta afección crónica.

A ello también se une una amplia divulgación en las unidades asistenciales y en los medios de difusión masiva. Igualmente la mayor de las Antillas creó el Heberprot-P, un novedoso medicamento, con patente mundial, prescrito para la terapia de las úlceras complejas y profundas del pie diabético, pues acelera la curación de esas heridas y reduce el riesgo de amputación en las personas con Diabetes.

Además existe una atención especializada a niños mediante consultas pediátricas de endocrinología y para la mayoría de los pacientes que usan insulina se distribuyen desde el 2011 glucómetros para el autocontrol de la enfermedad. En consonancia hace unos meses se inauguró una Planta de Producción de Biosensores, que permite producir las tiras reactivas que necesita la población diabética del país.

Esta enfermedad es controlable, gracias a que el médico e investigador canadiense Frederick Grant Banting, nacido el 14 de noviembre de 1891, descubrió, junto con su colega Charles Best, la hormona de la insulina en 1921. El descubrimiento le valió dos años después el Premio Nobel de Fisiología y Medicina y hasta la actualidad ha sido la garantía para que quienes padecen la enfermedad, considerada la cuarta causa de muerte en el mundo, puedan aprender a vivir con ella y someterse a tratamientos.

FUENTE

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen