Que el goce llegue a la noche…