Prevenir, mejor que curar