Los niños obesos tienen niveles más altos de la hormona de estrés