Descubren que la fusión del hielo ártico aumenta el mercurio y ozono nocivos