La placenta podría tener sus propias bacterias beneficiosas