Fumar durante el embarazo no solo afecta a los hijos, sino también a los nietos.