Lactancia materna, el mejor antídoto contra las enfermedades