Los bebés podrían ser más sensibles al dolor que los adultos