Pasar al contenido principal
Psicología

Vale la pena… leer “Vale la pena”

Cubierta del libro Vale la pena: Escritos con Psicología

Conocí a Manuel Calviño en el año 1973 cuando entré a la carrera de Psicología y él estaba ya en el año terminal. Eran los primeros años del, para los universitarios de entonces, emblemático grupo musical Moncada, del que Manolo, como le decimos afectuosamente, formaba parte protagónica, y era además, ya desde entonces, un apasionado de su profesión: la Psicología. A partir de ahí, hemos compartido un largo bregar en la educación superior, hemos formado sólidos lazos humanos y, como él mismo anotara en el ejemplar del texto que me regaló, le agradezco el privilegio de su amistad.

El texto que nos presenta es un resumen (73) de los temas abordados en el programa televisivo que conduce y que identifica con la popular expresión de “Vale la pena”. Es un programa sui generis que lleva más de 20 años en el aire con una frecuencia semanal y con una respetable teleaudiencia. Es un programa que convoca.

Tal vez ello se deba a que se trata del único programa concebido expresamente como consejería psicológica y de asuntos humanos; o tal vez sea por el carisma y las dotes comunicativas de Manolo, las cuales le permiten salir con éxito de un solitario enfrentamiento a las cámaras durante aproximadamente diez minutos (¡una eternidad de tiempo en televisión!), sin ningún tipo de fondo y con un único corte editorial; o quizá se deba a la diversidad de temáticas cotidianas abordadas, que emplaza al televidente a pensar en los asuntos referentes a su —en ocasiones corrosiva— cotidianidad, o en asuntos polémicos de su propia existencia personal y familiar, pero, sobre todo, en actitudes que se alejan de la pasividad, la parálisis o el conformismo, y convocan a recapacitar y actuar la propia existencia.

Es esto lo que queda plasmado en el texto presentado: “Vale la pena. Escritos con Psicología”, Dr. Manuel Calviño, Editorial Caminos.  Un libro donde el lector puede acceder a interesantes y valiosas consideraciones sobre temas tales como:

  • El “derecho de convertirse en persona”, que legitima el valor del ser humano;
  • La omnipresencia de “otra alternativa”, como crítica a la estática mirada de que hay “solo una vía” para dar respuesta a las exigencias de la vida;
  • Las estrategias de “solución de problemas” como herramientas para hacer frente a los inevitables avatares de la vida;
  • Las emociones como núcleo central de la existencia humana, las adicciones, la felicidad, las distintas etapas del ciclo vital, los valores humanos… ¡en fin!

Son temas de todos y para todos, a los cuales se puede acceder sin necesidad de seguir un orden lógico, para volver una y otra vez a los temas que más significativos resulten, y que sería deseable que muchos convirtieran en libro de cabecera.

Cualquiera de los contenidos que aborda resulta edificante e instructivo y de una reconfortante vocación por el optimismo. Por solo citar uno de ellos, convocaría al lector a leer el apartado acerca de “El matrimonio del futuro o el futuro del matrimonio”, donde el autor hace una sensible convocatoria a privilegiar la legitimidad de tan importante institución para el bienestar de las personas.

Y es que se trata de un material escrito con franqueza y transparencia, agudo testimonio de la vida real, escrito en un lenguaje sencillo y coloquial, válido para lectores diversos, pero siempre desde una visión muy profesional y evidenciando la amplia cultura y experiencia del autor, que en ningún momento cae en las simplicidades y exceso de lugares comunes que tanto lastran a cierta literatura supuestamente concebida para la autoayuda y el crecimiento personal.

Es un material que no edulcora la vida, pero que, al mismo tiempo, transmite una cosmovisión optimista del valor del hacer en oposición al esperar pasivamente a que aparezcan soluciones “divinas” para que la vida cambie, al depositar la responsabilidad de la existencia de cada cual en sus propias manos, y transmitir la convicción de que vivir intensamente la vida, ¡bien vale la pena!

Comentarios

Conocí a Calviño, el del

Imagen de Lourdes Apízar Caballero

Conocí a Calviño, el del Grupo Moncada cuando él, estudiante universitario, y yo estudiante de la Escuela Vocacional Vladimir Ilich Lenin, participaba cantando en el Grupo de Música Latinoamericana de la escuela y nos encontrábamos en los Festivales de Aficionados.

Nosotros carentes de algunos instrumentos lográbamos el desempeño gracias a la solidaridad de ellos que nos prestaban algunos instrumentos musicales. Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias. Por aquello y por lo que escribe el profesor Calviño. Actualmente soy Pediatra, profesora Titular y Dr C Pedagógicas y unos de sus textos "Actos de comunicación desde el compromiso y la esperanza" es un habitual referente en mi labor docente y para con mis aspirantes. Esta nueva publicación debe serlo también. Leerlo y más que eso, tenerlo de consulta para el trabajo y la vida DEBE VALER LA PENA. Ud fué afortunado al obtenerlo como obsequio.

¿Podría decirme como obtenerlo alguien como yo, quizá hasta en formato digital?.

Felicidades al profesor Calviño y gracias a Ud por presentar casi que las regularidades de esta obra, es orientador.

Saludos,donde puedo conseguir

Imagen de feliciano

Saludos, dónde puedo conseguir el libro. Vivo en Miami, fl. Gracias

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen