Pasar al contenido principal
Higiene y salud

Lavado de manos: vacuna para cambiar el mundo

Un gesto saludable que evita la transmisión de enfermedades. Foto tomada de: saludpasion.com

“Una medida barata contra las enfermedades”, “una vacuna que todos podemos aplicarnos”, “veinte segundos con agua y jabón, lo que tardas en cantar dos veces el " Feliz Cumpleaños", expresiones como estas han sido compartidas por estos días en la red social Twitter bajo el hashtag #LavadodeManos y no de modo casual, sino que, 5 años atrás,  la  Organización Mundial de la Salud (OMS)  propuso la iniciativa “Salve  vidas: límpiese las manos” y desde entonces el mundo la celebra ininterrumpidamente.

Coordinada  por el programa de la Seguridad  del Paciente y como parte del  proyecto “Una atención limpia es una atención más segura”, aquel llamado de un 5 de mayo de 2009 convoca cada  año a miles de personas. Son muchas las actividades que se llevan a cabo internacionalmente por esta fecha—las iniciativas van desde la Web hacia el entorno real de las escuelas y hospitales— con el objetivo de incrementar la toma de conciencia  acerca de la importancia de la higiene de las manos, para  reducir las  infecciones asociadas a la atención sanitaria (IAAS).

Pensemos por un instante en la rutina a la que nos sometemos cada día y en cuántas de nuestras actividades intervienen las manos: comer, beber, saludar, escribir, pintar, sembrar una planta, cocinar, abrir una puerta, tomar un ómnibus ¿Ha reflexionado sobre cuántas veces al día lava sus manos? ¿Conoce las consecuencias que puede tener no llevar una adecuada higiene personal en la trasmisión de enfermedades?

Estadísticas demuestran que, cada 20 segundos, un niño muere como resultado de un saneamiento precario. Anualmente, más de 3,5 millones de niños y niñas no llegan a celebrar su quinto aniversario de vida, debido a la diarrea y la enfermedad respiratoria aguda.  De acuerdo con la OMS, el lavado de manos con agua y jabón es una medida que reduce el riesgo de las enfermedades diarreicas agudas en un 47 por ciento. Por eso, comprender  su importancia es una de las prácticas claves en la Estrategia de Entornos Saludables (EES).

La  celebración de este año 2014 se centró en el lema “¡Limpia tus  manos,  detén la propagación de gérmenes multirresistentes!” — aquellas que son capaces de sobrevivir a la presencia de más de un antibiótico—, precisamente por el  papel de la higiene de las manos en la lucha contra la  resistencia a  los antimicrobianos. A pocos días de celebrada esta campaña, continúa vivo el llamado a hacer del lavado de manos un comportamiento consciente en los hogares, escuelas y comunidades de todo el mundo.

Según esta organización, el hecho de que más personas se laven las manos con jabón podría contribuir de manera significativa a alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: reducir en dos terceras partes las muertes de niños menores de cinco años para el año 2015.

Pero, ¿conoce usted cómo debe lavarse las manos? ¿en qué momentos de la jornada? ¿De qué manera? Preguntas como estas a menudo surgen, y por eso la campaña seguida por la OMS ha hecho hincapié en cinco momentos claves que no podemos olvidar al lavarnos las manos.

Primeramente, hay instantes en los que no puede faltar un lavado de manos: antes, durante y después de preparar alimentos, cuando se han cambiado los pañales a un niño, después de ir al baño, antes y después de atender a un enfermo o sonarse la nariz, toser o estornudar con las manos cerca de la boca, después de haber tocado a un animal o la basura, antes y después de curar heridas o cortaduras, o de haber estado en contacto cercano con personas enfermas.

La forma correcta de lavarse las manos es sencilla: debe mojarlas primero en agua fría o tibia, enjabonarlas hasta formar una buena cantidad de espuma y restregarlas una con otra, sin descuidar lavar entre los dedos y debajo de las uñas, al menos durante 20 segundos. Después, debe secarse con una toalla de tela limpia, de papel desechable o con un secador de aire.

El lavado de manos es una medida indispensable para prevenir la propagación de enfermedades. Si usted reflexiona sobre este asunto, de seguro a partir de mañana llevara en su cartera jabón, toalla y no olvidará pensar en ese conocido dicho que no por repetido deja de ser cierto “higiene es salud”.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen