Pasar al contenido principal
Drogas y salud

Enemiga de la humanidad

Planta cannabis. Foto tomada de: es.wikipedia.org

“Los adultos jóvenes que han fumado marihuana desde hace mucho tiempo, son más propensos a tener alucinaciones, delirios o signos de psicosis, comparándolos con quienes fuman durante poco tiempo o nunca lo han hecho”

El hallazgo, publicado en la revista Archives of General Psychiatry, se basó en el estudio de 3 800 jóvenes, a quienes les preguntaron sobre ese consumo, y que aceptaron a ser evaluados para determinar si experimentaban problemas psicóticos.

Los que admitieron haber tenido alucinaciones durante los primeros años eran más propensos a consumir más cantidad de marihuana y con más frecuencia. En comparación con quienes nunca habían consumido, los jóvenes que habían fumado por un período superior a seis años, eran el doble de propensos a desarrollar psicosis no afectiva, incluyendo la esquizofrenia y el trastorno delirante.

Para los desconocedores de las características de esta dañina droga, resulta conveniente ampliar detalles: el cáñamo –Cannabis sativa– es la planta de donde se extrae la marihuana, específicamente de sus flores y hojas secas; fumadas –en forma de cigarro– o masticadas, produce efectos alucinógeno y narcótico.

El ingrediente psicoactivo, el tetrahidrocannabinol (THC), se concentra en el centro de las flores. De la planta también se extrae una resina –hachís– que implica una concentración del THC ocho veces superior a la marihuana. Esta especie conocida en la India, Asia central y Chin desde el año 3000 a.C., constituía un recurso médico, pero en el 1900, comenzó su uso como droga,extendiendo su consumo entre la juventud después del 1960.

Actualmente, su cultivo es ilegal en la mayoría de los países, y tan solo la posesión de marihuana se persigue de distintas formas, es decir, algunas naciones imponen sanciones, mientras que otras aplican castigos más severos, incluyendo la prisión.

En cuanto a sus efectos en el organismo, son: primero, estimulación, mareo y euforia; después, sedación y tranquilidad placentera. Los cambios suelen acompañarse de alteraciones en las percepciones del tiempo, espacio y de las dimensiones del propio cuerpo.

Muchos consumidores refieren aumento del apetito,de la percepción sensorial y sensación de placer. Pero, los efectos negativos incluyen: confusión, ataques de ansiedad, pánico, sensación de desamparo y pérdida de autocontrol.

Los adictos tienden a desarrollar un síndrome caracterizado por decaimiento, pasividad, disminución de la motivación y dependencia de la droga. Como ocurre en la intoxicación por alcohol, se produce un deterioro del juicio, del nivel comprensión, de la memoria y el lenguaje, incapacidad para resolver problemas, pérdida de las reacciones y de la destreza para conducir.

No se han determinado los efectos del uso prolongado de la marihuana sobre la capacidad intelectual ni se ha demostrado que produzca lesiones cerebrales irreversibles. Sin embargo, fumar marihuana puede dañar los pulmones, y a largo plazo, aumentar el riesgo de padecer cáncer de pulmón.

Algunos criterios atribuyen a la marihuana propiedades medicinales respecto a que el THC mejora el apetito y previene la grave pérdida de peso asociada al síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA); también que disminuye la presión intraocular en el glaucoma y reduce las náuseas provocadas por los tratamientos de radioterapia y quimioterapia aplicadas a los enfermos de cáncer.

Otras fuentes han descrito que es beneficiosa para el tratamiento del dolor y espasmos musculares que presentan los enfermos con esclerosis múltiple. Sin embargo, los especialistas coinciden en que sus usos terapéuticos son difíciles de valorar, debido a que los ensayos clínicos que existen en la actualidad son muy reducidos.

Y el veredicto final es el daño general que implica para el ser humano su consumo desde el punto de vista físico, psíquico y social.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen