Pasar al contenido principal
Ancianidad saludable

Un abrazo a la sabiduría

El amor y el respeto son esenciales para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Foto tomada de: 4.bp.blogspot.com

Cada 15 de junio se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez con diversas iniciativas que promueven el respeto a las personas que rebasan los 60 años de edad; pero esta fecha es también una oportunidad para que cada quien se mire por dentro: ¿qué hacemos por los ancianos que tenemos alrededor? ¿Les dedicamos tiempo? ¿Los apoyamos?, ¿Les hacemos saber cuán importantes son en nuestras vidas? ¿Los dejamos tomar sus propias decisiones? ¿Los impulsamos a compartir en familia o los destinamos al sillón en el portal? ¿Ha creado nuestra sociedad los mecanismos para hacer del cuidado de los ancianos una prioridad?

Muchísimas son las preguntas que podrían aflorar en momentos en que la pirámide de población a nivel global se está invirtiendo y cada vez tenemos menos personas para atender una masa de adultos que va creciendo en edad.

Si se consulta el Informe de envejecimiento Global 2013 (un estudio realizado por HelpAge International con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas), se percibe que en la actualidad varios son los países que muestran altas cifras de envejecimiento.

Cuba no escapa de esta tendencia, pues recordemos que, según confirmaron los últimos resultados del Censo de Población y Viviendas, del 2012, en una fecha no tan lejana como el 2025, uno de cada cuatro cubanos tendrá más de 60 años. Actualmente, más del 18 por ciento de la población cubana tiene 60 años o más, con Villa Clara, La Habana y Sancti Spíritus como las provincias más envejecidas.

A propósito del Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez, les proponemos una reflexión sobre ¿qué significa llegar a la ancianidad en Cuba? Si bien muchas personas hoy cuentan con una mayor esperanza de vida, típico de países desarrollados, muchos son los retos que tiene por delante la sociedad cubana ¿Cuáles son?

Quizás el principal impacto que tiene sobre un país el envejecimiento poblacional tenga que ver con la población económicamente activa. Actualmente en Cuba el índice de trabajadores mayores a los 40 años de edad supera al de los jóvenes. Según la especialista del CEDEM, Dra. Alina Alfonso, en diálogo con Cubahora, se estima que en el año 2025 en Cuba van a salir más personas de la edad laboral, que las que entrarán, problema que se agrava ante el descenso sostenido de la fecundidad.

Estas cifras llevaron a que el envejecimiento fuera reconocido entre las prioridades de la política socioeconómica en Cuba y a que el país elevara en 2008 la edad de jubilación de 55 a 60 años en el caso de las mujeres y de 60 a 65 en el de los hombres.

En los últimos años, en el país se ha observado un crecimiento vertiginoso de los más longevos, es decir, los centenarios. En ese sentido, el último Censo de Población y Viviendas develó que la cifra de personas con 100 años y más en Cuba era de 3 865.

Por eso, mejorar la calidad de vida de los adultos mayores es una prioridad en Cuba y desde hace varias décadas se han hecho esfuerzos desde el punto de vista social, legislativo y de asistencia médica.

La creación de un programa nacional relativo a la atención de las personas mayores, con el objetivo de mantener, prolongar y recuperar su funcionalidad física, mental y social; los círculos de abuelos y Cátedras del Adulto Mayor, el Club de los 120 años, son solo algunos ejemplos que intentan priorizar la inclusión social de este grupo etario.

Pero queda mucho por hacer todavía. De acuerdo con la especialista del CEDEM: "Es importante multiplicar hoy las opciones para el ocio, la recreación. Están los clubs del danzón, pero creo que de cierto modo eso los aparta un poco de la sociedad. Se impone seguir trabajando en el tema de salud y seguridad social, porque el reto es muy grande. Ya no son necesarios tantos círculos infantiles y secundarias básicas en Cuba, sino más hogares de ancianos.”

Otra zona donde es preciso trabajar es en el transporte y las barreras arquitectónicas. Pensemos en los ancianos que actualmente deben subir a un ómnibus en las mismas condiciones que los jóvenes. ¿Cuántas veces notamos que los escalones le quedan demasiado altos, que no alcanzan un asiento, que los segundos que destinan los semáforos para que puedan cruzar una calle son muy pocos?

¿Y qué pasa con la atención que les damos a ellos en el contexto del hogar y la familia?  Maltratar a los ancianos es también no crearle las condiciones necesarias para poder vivir con felicidad. No escucharlos, no dedicarles tiempo, relegarlos al cuarto más pequeño de la casa, no dejarlos tomar sus propias decisiones...

Es un enorme logro social que la esperanza de vida de los cubanos alcance los 78, 97 años, 76 en el caso de los  hombres, y 80 en el de las mujeres, pero falta mucho por hacer para, como dice la Dra. Alina Alfonso, prepararnos para el envejecimiento desde edades tempranas. A fin de cuentas, la vejez no es otra cosa que hablar de nosotros en futuro.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen