Pasar al contenido principal
Autocuidados

Aspirina, ¿eres nuestra amiga?

A la aspirina se le atribuyen propiedades analgésicas para cualquier "malestar". Foto tomada de: venezuelaaldia.com

Tomar un cuarto de aspirina cada mañana es el rito habitual de mi abuela, como el de muchos ancianos, pues con el tiempo han asumido que este medicamento, desarrollado como tal por el alemán Félix Hoffman en 1897, tiene propiedades analgésicas y previene cualquier “malestar”.

Ciertamente, además de aliviar el dolor, la aspirina se reconoce hoy como un fármaco que puede emplearse para prevenir ciertas enfermedades, sin dejar de mencionar que recientes estudios señalan sus beneficios en la prevención de trastornos cardiovasculares y de varios tipos de cáncer.

No obstante, tomar aspirina regularmente también implica riesgos importantes que no podemos ignorar.

Si de beneficios cardiovasculares se trata, sabemos que ingerir una dosis diaria es un método ampliamente utilizado para prevenir afecciones de este tipo en personas que ya han tenido este tipo de trastornos. Lo confirma Mike Knapton, director médico asociado de la Fundación Británica para el Corazón, al decir que para las personas que han tenido infartos, trastornos de angina, algunos tipos de derrames cerebrales o enfermedades que afectan a las arterias, una dosis baja de aspirina al día puede impedir que ocurran nuevos episodios, debido a que este medicamento inhibe la adherencia de las plaquetas en los vasos sanguíneos reduciendo la coagulación de la sangre.

Por ello, alerta el galeno, en quienes nunca han tenido este tipo de trastornos los perjuicios superan los beneficios de tomar aspirina pues no se ha confirmado que sirva para prevenir estas dolencias.

En los últimos años, varios estudios también han apuntado a los beneficios del medicamento como medio de prevenir ciertos tipos de cáncer.  Peter Elwood, experto británico que participó en el equipo científico que por primera vez mostró los beneficios de este analgésico en problemas cardiovasculares señala que el futuro de la aspirina está en la reducción de ciertos tipos de cáncer.

Precisamente una reciente investigación de la Universidad Queen Mary de Londres sostiene que para personas de entre 50 y 65 años, tomar una dosis de aspirina diaria puede reducir considerablemente el riesgo de desarrollar cáncer de colon, de esófago y de estómago.

El estudio mostró una reducción del 35 por ciento en los casos de cáncer de colon, y de 40 por ciento en el número de muertes por esta enfermedad, según ha declarado Julie Sharp, directora del departamento de información sanitaria de la organización británica Cancer Research UK, quien además asegura que en relación al cáncer de estómago y de esófago, se registró una reducción del 30 por ciento en la cantidad de casos y de entre 35 por ciento y 50 por ciento en las muertes.

En ese sentido, el estudio recomienda que las personas de entre 50 y 65 años tomen una dosis de entre 75 y 100 gramos de aspirina por al menos 5 años y preferiblemente 10 años.

Pero algunos estudios en Reino Unido han señalado que, en muchos casos, tomar el fármaco puede tener más riesgos que beneficios.

Donald Singer, profesor de farmacología clínica del departamento de medicina de la Universidad de Yale en Estados Unidos, afirma que por su efecto descoagulante, la aspirina puede provocar hemorragias en personas que tienen una úlcera estomacal o intestinal, por ejemplo, y en ciertos casos también puede producir hemorragia en el cerebro.

La investigación de la Universidad Queen Mary de Londres reconoce estos riesgos y destaca que en el caso de las personas de 60 años de edad que toman una dosis diaria de aspirina por 10 años, los riesgos de sangrado en el aparato digestivo aumentan de 2,2 por ciento a 3,6 por ciento, y en una proporción pequeña de los casos, 5 por ciento, puede llevar a la muerte.

Cabe preguntarse entonces ¿hasta qué punto los riesgos superan o sobrepasan los beneficios de la aspirina?

Un estudio de la Universidad de Londres publicado en 2012 concluyó que el fármaco, tomado diariamente, puede hacer más daño que beneficio a una persona sana porque no se sabe con certeza quién puede sufrir efectos secundarios. Por ello, es importante que en cada caso se hagan pruebas para establecer quién puede tomar aspirinas y quién no.

El profesor Donald Singer, miembro de la Sociedad de Farmacología Británica, alerta que las personas que sufren de cualquier problema de indigestión, o de asma, o las que tienen gota o las que están tomando otros medicamentos que inhiban la coagulación de la sangre, no deben tomar aspirina.

Y eso también se aplica a los menores de 16 años pues en su caso, una dosis diaria puede provocar daños en el hígado. También recomienda el especialista no tomar más de la dosis de 75 miligramos, o sea un cuarto de una aspirina.

Los beneficios de la aspirina para prevenir enfermedades en casos específicos están bien establecidos, pero los expertos insisten en que consultar al médico es esencial para prevenir riesgos.

http://www.eluniverso.com/vida-estilo/2014/08/27/nota/3561181/mito-reali...

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen